Responsorio adjudicado al tiempo de Septuagésima según el libro «Cantus selecti» y varios otros, que también es válido para el tiempo de Cuaresma pues, antiguamente, algunas ordenes solían cantarlo en el Oficio Divino de este tiempo litúrgico.